Tras varios meses esperando, por fin YouTube ha lanzado su versión infantil de la red social de vídeos: YouTube Kids.

Google pronto se dio cuenta de que los más pequeños de la casa formaban parte de su red. Dibujos animados, series infantiles o influencers que juegan con alguno de los cientos de muñecos o juegos que luego los pequeños de la casa demandan.

Igualmente, las madres y padres desconfiados de aquello que puedan ver sus hijos, solicitaban un mayor control sobre los vídeos que en teoría iban dirigidos hacia los niños y niñas.

Finalmente, se decidió por la creación de una aplicación nueva destinada en exclusiva para la infancia. Una aplicación donde los más mayores pudieran encontrarse tranquilos con el contenido que se publica, a su vez que ofrece la posibilidad de racionar el tiempo de visionado (existen filtros parentales para controlar tanto el contenido de una forma más estricta y también forzar el apagado automático de la aplicación).

Pero, ¿funcionará?

La mejor respuesta la he encontrado en casa. Mi hija de 5 años domina las tecnologías como algo innato. Y el iPad en sus manos, vuela. Siempre detrás de ella para controlar tanto los tiempos como lo que se ve, esta era la oportunidad ideal para comprobar in situ si una niña de 5 años encuentra en YouTube Kids el contenido accesible, intuitivo y eficaz.

Un experimento de 3 tres días que dio como lo resultado lo siguiente.

YouTubeKids-logo

YOUTUBE KIDS: DÍA 1.

Tras configurar los parámetros iniciales, la dejo con libertad para que navegue por la aplicación.

Sus primeras impresiones son las siguientes:

  • Veo antes los vídeos. Traducción: Las miniaturas de los vídeos se ven mejor. Son más grandes y pueden acceder antes al contenido.
  • La pantalla se pone grande sola. Traducción: No es así, si no que con sólo pulsar la imagen, se agranda. No tiene que ir a la esquina para expandir. Intuitivamente ha pulsado sobre la imagen porque “sabe” que vuelve a ser miniatura para detener la reproducción.
  • Siempre salen los mismos. Traducción: El contenido es excesivamente homogéneo. Es decir, si está viendo un vídeo de “La Patrulla Canina”, sólo se muestran opciones de estos dibujos. Mientras que en YouTube muestra sugerencias similares, pero no idénticas. Imagino que será cuestión de que poco a poco se vaya creando un historial para que pueda mostrar sugerencias más amplias.

Conclusión tras el primer día:

  • Exceptuando la novedad que supone una nueva aplicación, aún prefiere navegar por YouTube por la variedad que muestra en las sugerencias.
  • Ha aprendido rápidamente el significado de los iconos superiores que realizan una rápida clasificación del contenido.
  • Sigue prefiriendo YouTube original.
YOUTUBE KIDS: DÍA 2.

Al asimilar el significado de los iconos superiores, empieza a navegar e investigar por los vídeos propuestos por la aplicación.

Sus impresiones:

  • ¡Hay más vídeos! Traducción: El historial de YouTube Kids empieza a dar sus frutos y comienza a generar nuevo contenido sugerido.
  • No hay sólo vídeos de juguetes y dibus. Traducción: Al navegar por los iconos, YouTube Kids muestra manualidades o canciones. Esto lo agradece porque no se queda anclada sólo en los vídeos sugeridos, si no que puede navegar por otro tipo de contenido igual de atrayente, pero a la vez diverso, sin necesidad de que un adulto tenga que escribir en el buscador un contenido específico.
  • Pido los vídeos con la voz. Traducción: Aunque existe el tradicional buscador por teclado, se puede buscar contenido mediante orden de voz. Algo muy útil y que facilita al niño independencia a la hora de encontrar contenido.
  • Hay menos anuncios y son más cortos. Traducción: Sólo hay un anuncio (por ahora) que remite al niño/a al funcionamiento de la aplicación. Además, la duración de los spots es considerablemente más corta por lo que los niño ven el anuncio completo, cosa que no ocurría en YouTube tradicional. Mi hija, por ejemplo, sabía perfectamente que pasados unos segundos aparecía una pestaña en el vídeo para poder “saltarlo” y acceder directamente al contenido.

Conclusión tras el segundo día:

  • La categorización de contenido mediante los iconos es un gran acierto. Asimila con rapidez su significado y accede a lo que desea en segundos sin necesidad de un adulto. Ya sean dibujos animados, manualidades o canciones.
  • El contenido sugerido se amplía según va navegando el niño, de igual modo que en YouTube tradicional.
  • Aquí tiene mucho más sentido el control parental del tiempo de visionado, ya que con todas estas opciones tan accesibles pueden pasarse horas con la aplicación.
  • YouTube Kids pasa a ser preferida.
YOUTUBE KIDS: DÍA 3.

Al tercer día YouTube tradicional no resucitó. Está olvidado. YouTube Kids es la única opción.

Sus impresiones:

  • ¡Puedo hacer come-cocos! Traducción: La categoría de manualidades se ha convertido en la preferida. Empieza a comprender que con la tablet no sólo puede ver dibujos, si no también aprender a crear sus propios juguetes con papel y cartón.
  • Es más rápido. Traducción: Para los niños el contenido es accesible de una forma más sencilla. Para ellos eso es rapidez. La velocidad de carga se presupone. El contenido se encuentra muy visible y sin distracciones. ¿Tendremos que aprender de esto?
  • Hay más cosas que sólo vídeos. Traducción: Mi hija denomina “vídeos” a los youtubers (en su caso los que juegan con juguetes que ella maneja). El poder aprender manualidades o bailes la fascina y lo encuentra más estimulante. Y todo ordenado sin necesidad de realizar búsquedas extensas. Únicamente con los iconos del menú o la búsqueda por voz.
CONCLUSIONES FINALES
  • YouTube Kids funciona. Funciona muy bien y es todo un acierto en cuanto a categorización de contenido. Los niños lo controlan rápidamente y a la perfección.
  • Los controles parentales son muy intuitivos, incluso para padres poco hábiles con la tecnología.
  • Sin duda alguna es todo un filón para anunciantes. Hay que tener en cuenta que los niños son consumidores de segundo nivel. Es decir, todo aquello que puedan ver en un vídeo y les guste, en seguida lo demandarán a los padres.
  • Los anunciantes deberán tener en cuenta que los pequeños son atraídos más si el juguete es presentado de forma rápida y en interacción directa con un niño/a. Vídeos considerablemente cortos, sencillos y claros.
  • Gran potencial la nueva aplicación de Google que ya fija sus ojos en los consumidores más pequeños.
YouTube Kids según mi hija de 5 años
Etiquetado en:                

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *