Con la llegada del verano cambian los hábitos. Y entre ellos, como no, los que tienen que ver con el uso de las redes sociales.

La temporada estival siempre ha sido un quebradero de cabeza para la gestión de cuentas en redes sociales. Más tiempo fuera de casa significa menos tiempo dentro de la red. El alcance disminuye, la captación se detiene, el tráfico a la web desciende y se comparte mucho menos.

¿Esto quiere decir que las redes sociales no son para el verano? Falso. Únicamente hay que saber qué tipo de redes sociales son las más utilizadas, el por qué y conocer el público que se encuentra detrás de ellas.

NOTAS GENERALES AL COMPORTAMIENTO EN REDES SOCIALES EN VERANO
  • Bye, bye mente. Si nuestro cuerpo se va de vacaciones, nuestra mente también (mucho más si cabe). Por ese motivo, aunque entremos en alguna red social, por regla general vamos a pasar por encima de las publicaciones sin prestar excesiva atención.  Será como ojear una revista del corazón en la playa. Echamos el rato para entretenernos, pero no para informarnos. Lo de recopilar o recoger información relevante lo dejamos para después del verano, cuando nuestra mente ya se encuentra activada y preparada para el trabajo. Aquí tenemos nuestra primera clave: divierte y no informes tanto.
  • ¡Mi tarifa de datos se agota! Ya sea en la playa, en la montaña, en la piscina, en una casa rural, apartamento u hotel, consultamos el móvil. Pero ¡horror!: no hay wifi, o si existe es muy caro o lento si es gratuito. La tarifa de datos se consume rápidamente. De modo que ¿voy a realizar clic en un enlace que me lleve a otra web para leer un artículo? No. Eso me hará consumir más datos. Gastar tiempo y dinero en algo que ni si quiera sé si me merece la pena. Aquí tenemos la segunda clave: no hagas viajar al usuario. Ofrécele todo sin moverse de la red social que consulte. 
  • Lo quiero rápido y fácil. Al hilo del anterior punto, no creo que tenga muchas ganas de leer un extenso artículo lleno de datos y claves. Si en verano suben las ventas de publicaciones ligeras (revistas del corazón, magazines, etc) y descienden las de diarios de información, será porque también queremos contenido rápido y fácil. Si no es así, me aburro y a las dos líneas cierro y me voy. Tercera clave: viva el vídeo corto y las imágenes. 
CÓMO UTILIZAR LAS REDES SOCIALES EN VERANO
  • INSTAGRAM. Sin duda la mejor para llegar a gente durante el verano. La red social donde podremos publicar tanto imágenes como vídeos. Es la más consultada durante todo el año y más aún en verano. Es sencilla y podemos pasar por cientos de publicaciones con gran rapidez. Imágenes de la playa, de grupos de amigos, de cenas, celebraciones, festivales… ¿Hay algún límite? Sin redirigir a tu web. Sencillamente entreteniendo al usuario. Imágenes y vídeos más cercanos y humanos. Más personales. Triunfarás. Ganarás fans para poder administrar tras el verano.
  • FACEBOOK. El alcance minora. Y no sólo porque Facebook haya cortado más aún el grifo a las páginas profesionales en favor de mostrar más a los amigos y familiares. Si no porque también el usuario tiene celos. Y si en Instagram vemos playas inaccesibles, hoteles de lujo, yates, vacaciones de millonarios y no nos importa, en Facebook sí se siente recelo porque quien lo muestra son amigos y familiares. Y la envidia se muestra cuando se conoce a la persona. Es decir, es algo así como “yo te enseño mis vacaciones, pero no me importan las tuyas”. ¿Qué publicamos entonces? Diversión. Entretenimiento. Vídeos. Y si quieres ofrecer contenido con algo de materia, habilita la lectura con Instant Articles. Facebook lo mostrará más de forma orgánica y el usuario no saldrá de esta red social, que es lo que desea Facebook. Y por supuesto ¡atrévete ya con Facebook Live!. Los vídeos se mantienen en tu muro y los podrán ver más adelante. Seguro que logras subir tu alcance.
  • TWITTER. La más complicada en verano. Sería la más utilizada si no se hubiera convertido en una boca que expulsa de forma repetida las mismas noticias. En verano los enlaces obtienen muy pocos clics. Y sólo triunfan actitudes o sorteos que podemos ver en el TT diario. Por ese motivo ofrece contenido fresco donde el usuario pueda jugar. Bienvenidos los GIFS, imágenes y hashtag atrevidos que viralicen nuestro contenido.
  • LINKEDIN. Sólo si te encuentras en proceso de cambio o búsqueda de empleo verás actividad aquí. Los humanos somos animales de costumbres y a estas alturas tenemos LinkedIn como red social para visitar durante el año laboral, no en vacaciones.  Un descanso aquí durante el verano no viene mal. A penas notarás cambios.
  • PINTEREST. Los adictos a la red social de tableros y pines ven en verano un momento ideal para reorganizar sus búsquedas y tableros. Ofrece pines menos llenos de contenido pero que puedan atraer lo suficiente al usuario como para guardarlo en sus tableros. Lo ideal para que comiencen a seguirte.
  • YOUTUBE. ¿De verdad te apetece ver un tutorial cuando no tienes el ordenador en la playa, la piscina o el campo? Te apetece ver vídeos musicales o contenido que no requiera ponerse a “trabajar”. Juegos, demostraciones o entretenimiento triunfan. Pero ten en cuenta que consume tal cantidad de datos que no te extrañe pocas visualizaciones.
  • SNAPCHAT. Si lo esencialmente novedoso de esta red social es que su contenido desaparece a las 24 horas, ¿quién va a ver lo que publico si mucha gente no tiene conexión o consulta el móvil mucho menos? Será por ese motivo por el que recientemente Snapchat a facilitado la opción de “guardar” publicaciones. ¿Causalidad? Es una red social rápida, fugaz. Contenido que no hace falta asimilar. Exprime esta red.
  • PERISCOPE. Al igual que Facebook Live, atrévete a utilizarlo. Pero muestra gente. Muéstrate a ti. Una panorámica de una puesta de sol engancha más en una imagen en Instagram. Pero no hay nada como ofrecer en directo un concierto, una celebración, la finalización de un curso, alguna novedad interesante y refrescante.

Como regla general, puedes aprovechar el verano para dar un cambio visual a tus perfiles en redes sociales. Volver con novedades tras el verano siempre genera mayor atractivo. Y, a no ser que hayas conseguido la fórmula de la Coca-Cola, evita publicar contenido que consideres muy importante. Pasará desapercibido y estarás desaprovechando material que tras el verano te podrá generar más relevancia y tráfico social a tu web.

La gran ventaja que supone el verano es que tenemos tan asimilado que desciende el uso de redes sociales, que cualquier prueba no nos afectará de forma negativa. Quizá des con la clave perfecta para convertirte en un referente en redes sociales en verano.

Triunfar en redes sociales en verano
Etiquetado en:                        

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *