La segmentación es clave porque permite seleccionar al público objetivo.

Esta frase, que habréis oído infinidad de veces a especialistas y expertos en campañas en Ads, si bien es cierta, se queda coja. Una segmentación adecuada es clave. Pero no sólo a la hora de realizar una campaña en Ads o en cualquier otra parcela de marketing digital (email, por ejemplo).

Gracias a la segmentación, y sobretodo si se ha realizado un estudio de mercado y segmentación previo (algo que lamentablemente no suele hacer mucha gente), podremos acotar hasta tal punto, que de un mercado masivo llegaremos hasta un nicho de mercado o incluso hasta un individuo de mercado.

Recordemos que para que la segmentación sea efectiva puedes utilizar diferentes criterios: demográficos, geográficos, psicográficos y/o de conductas.

Algunos de estos criterios los ofrece Facebook cuando segmentas tu público en campañas de Ads.

Pero la clave no se encuentra sólo ahí.

¿Por qué si has segmentado bien a tu público, no obtienes los resultados deseados?

La respuesta es sencilla: no has aportado una propuesta de valor.

El servicio o producto que ofreces debe generar en el target un deseo especial. Un valor intangible que genere deseo de conocer más, comprar y ser fiel.

Esa propuesta de valor debe ir de la mano del estudio de segmentación, ya que si no es así, el mensaje que transmitiríamos no sería coherente y, por lo tanto, no obtendríamos resultados.

Veamos un ejemplo:

Si una empresa decide fabricar un reloj de lujo, habrá segmentado antes un público donde querrá a gente con un alto valor adquisitivo. Que quizá resida en zonas residenciales de lujo. Hasta que sean de un nivel cultural elevado y por encima de los 40 años. Que tenga gusto por marcas de alto standing y con una frecuencia de compra media, que no limite las mismas sólo a fechas especiales.

Hasta aquí parece relativamente sencillo.

Con ello, la agencia o creativos realizan una campaña donde se presenta el reloj en un primer plano. Se lanza la campaña, y las compras no llegan, o si lo hacen son mínimas. ¿Ha fallado la segmentación? No. Le falta un valor añadido. Ese intangible que incita a la compra.

En este caso, un valor intangible podría ser la exclusividad. Una creatividad que represente ese valor y donde el reloj tenga presencia.

Y seguro que esto, una vez que lo has leído, no te suena ni nuevo ni novedoso, pero sin embargo no se aplica en las campañas de Ads. O no al menos en la gran mayoría.

Da lo mismo si tu cliente es grande o muy pequeño. Parte del trabajo dentro de la estrategia de marketing digital es dotar de una propuesta de valor al servicio o producto, para lograr un buen posicionamiento en el mercado y lograr que tus campañas en Ads sean mucho más efectivas.

Debes dotar a tu producto o servicio de un valor que haga que el público lo vea como diferente y especial. Deseable.

Si no lo haces sólo te quedará competir por precio, y en esos casos la vida de un proyecto suele ser muy corta. Debes diferenciarte por valores.

No basta con saber quién es tu público, si no que también debes saber qué quieren de forma intangible.

Alberto Martín.

Por qué no funciona tu segmentación en marketing digital
Etiquetado en:            

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *