Sin duda, una de las grandes barreras con las que se puede encontrar uno dentro de la gestión de social media es el trabajo diario y continuo en redes sociales.

Si la gestión no se encuentra externalizada en una agencia profesional o en personas expertas dentro de la misma empresa que únicamente se dediquen a ello, lo más normal es que el trabajo en redes sociales no sea óptimo. Podrá existir falta de conocimientos precisos, quizá falta de interés, pero sobretodo habrá falta de tiempo efectivo.

Como en cualquier área de trabajo, en social media la constancia es parte esencial del éxito. Sin trabajo diario en redes sociales no se llegará a las metas deseadas. Será como dar voces en un desierto. Quizá alguien te escuche, pero no prestará atención.

Sin trabajo diario en redes sociales no se llegará a las metas deseadas.

A continuación te indico una serie de hábitos para mejorar tu trabajo en redes sociales. Sencillos y prácticos te ayudarán a gestionar día a día las redes sociales de tu negocio o proyecto.

ESTABLECE UNA RUTINA DIARIA.

Al igual que uno cuando se despierta suele realizar siempre las mismas pautas, es importante crearse una rutina diaria en la gestión de las redes sociales.

La mejor rutina no será la que pueda indicarte un blog o yo mismo. La mejor rutina será la que tu te marques en base a tus gustos y tiempo, porque será en la que más confíes y con la que más cómodo te encontrarás.

En mi caso lo primero que hago es abrir mi calendario de publicaciones. Luego abro los blogs oficiales de Facebook y Twitter para ver si hay alguna novedad sobre su funcionamiento. Reviso luego los comentarios que hayan podido haber durante el día anterior sino se respondieron en su momento. Repaso publicaciones del sector que considero referentes, tanto para conocer nuevos asuntos como para reciclar conocimientos. Y por último doy un vistazo rápido a Google Analytics y demás herramientas de métricas.

Estas pautas, una vez las realices cada día, te ayudarán a entrar con facilidad en el trabajo social media.

 CREA UN CALENDARIO DE PUBLICACIONES.

Parece obvio, pero tener presente, a la vista siempre, un calendario de qué publicar cada día ayuda mucho. El calendario podrá ser semanal, quincenal o mensual. Podrán surgir imprevistos que altere el calendario, pero habrá que intentar regirse al máximo.

En el calendario incluiremos en cada día las horas en las que publicar y en qué redes sociales. O únicamente los días si tenemos en mente las horas óptimas para publicar en cada una de las redes sociales.

Particularmente prefiero realizar un calendario en hoja excel a la que pueda acceder desde cualquier lugar, guardada en la nube. Cada día en un celda, que una vez completado escribo un “ok” y la celda pasa de color rojo a verde. De ese modo, como utilizamos herramientas de monitorización, podemos programar una semana entera con antelación y dedicar el resto del tiempo creatividades y analizar datos para mejorar la estrategia.

10 hábitos para mejorar tu trabajo en redes sociales

COMIENZA CON LO MÁS ABURRIDO.

Seguro que no todo lo que se encuentra en el mundo social media es de tu agrado. Hay parcelas más entretenidas y otras más aburridas.

Te aconsejo que las primeras tareas del día sean precisamente éstas últimas. Si las dejas para el final de la jornada, no las prestarás atención o incluso las obviarás por encontrarte sin tiempo o cansado.

En mi caso es la programación y publicación de contenido. Es la primera tarea que realizo para poder terminarla con energía y dedicarme a lo que más me apasiona que es el análisis y la estrategia.

SI ESTÁS BLOQUEADO, PASA A OTRA COSA.

Parece de perogrullo, pero a veces nos obcecamos en terminar una tarea porque la así la tenemos marcada en nuestro calendario, y nos atascamos. Ya sea en el apartado de creatividad o de gestión.

Lo mejor en esos casos es pasar a otro asunto. A otra cuenta, si gestionamos más de una. Refrescar la mente. Hay que divertirse en este trabajo, y si te encuentras encerrado en una idea, al final ese aburrimiento se transmitirá en las publicaciones que realices.

QUE CADA DÍA SEA DIFERENTE.

Manteniendo nuestra rutina diaria de inicio del primer punto, es bueno que cada día sea diferente. Si todos los días publicamos en las mismas redes sociales; hacemos las mismas tareas, al final caemos en el aburrimiento y eso nos llevará dejar de lado poco a poco la gestión de social media.

Como hemos visto en el punto del calendario, podemos dedicar un día a programar el contenido de toda la semana. Así, el resto de los días los podremos dedicar a otras cosas. Un día a creatividades, otro día a métricas y análisis en profundidad, otro a corrección de estrategia, y otro a búsqueda o creación de contenido.

Modifica también estos días y tareas cada semana en base a tu tiempo y necesidades. Pero sin duda no entrarás en aburrimiento.

MARCA UN HORARIO FINAL.

Aunque las redes sociales se encuentran abiertas las 24 horas del día, seguro que tienes vida al otro lado de la pantalla del ordenador o del móvil.

No seas esclavo del social media. A no ser que surja algún tipo de crisis o imprevisto, marca un horario de inicio y de fin e intenta cumplirlo. Refrescarás la mente y terminarás adquiriendo la gestión de social media como parte lógica de tu trabajo diario.

 

Establece estas sencillas pautas para cada día. El éxito en redes sociales depende de un trabajo diario y constante.

Hábitos para mejorar tu trabajo en redes sociales.
Etiquetado en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *